Divorcio por infidelidad

Divorcio por infidelidad en España:

El divorcio constituye el principal motivo de rupturas, separaciones y divorcios en España.

Más del 50% de los divorcios se producen por motivos de infidelidad lo cual es una barbaridad, a pesar de lo cual, en términos jurídicos, la razón que haya provocado el divorcio es indiferente.

Además de ser irrelevante jurídicamente el concepto de infidelidad no está perfectamente delimitado sino que es subjetivo e interpretado en cada caso.

En ocasiones una persona ve infidelidad en su pareja en hechos que para otra persona puede parecerle algo perfectamente normal.

En definitiva hay personas que piensan que por tomar un café con otra persona ya se está siendo infiel o por mandar un mero mensaje de whatsapp, siendo una vara de medir totalmente diferente a otras parejas más abiertas que consideran que ni aún con ciertas relaciones íntimas se produce la infidelidad.

Divorcio por infidelidad del marido o mujer:

Aún sigue estando muy polarizada la sociedad en función del sexo y orientación sexual pero no podemos generalizar y hemos de partir de la evidente base de que tanto maridos como mujeres en ocasiones son infieles.

La infidelidad es inherente al ser humano nos guste más o menos reconocerlo y a lo largo de la historia han existido relaciones de infidelidad que en la actualidad están proliferando, tal ves más que nunca, por la facilidad con la que con las nuevas tecnologías y redes sociales podemos entablar relación con otras personas.

Infidelidad matrimonial

Separación de pareja infiel:

En una separación de pareja en lo emocional y sentimental sí que será importante valorar qué miembro de la pareja ha sido infiel, pero en cuestiones legales es absolutamente irrelevante.

Ni para separarnos en la vida real ni para divorciarnos jurídicamente debemos de dar ningún tipo de explicación.

Es perfectamente respetable la decisión de mantener una relación a pesar de la infidelidad del esposo o la esposa al igual que es posible dar por terminada en la vida real y oficialmente mediante la separación o divorcio

Consecuencias de una infidelidad

Consecuencias de divorcio por infidelidad:

Como ya hemos indicado no existe ningún tipo de consecuencia jurídica derivada de la infidelidad.

La infidelidad debe de ser en todo caso una situación que provoque la ruptura del miembro de la pareja que considere que no va a seguir permitiendo y tolerando tener una pareja infiel, da igual que sean novios, cónyuges, pareja con hijos… etc etc.

Todos somos libres de separarnos sin dar explicaciones sin culpables ni víctimas y la infidelidad no puede considerarse algo casi que provoque un prejuicio que suponga que el miembro de la pareja infiel este en deuda con el otro pues no es así.

Las relaciones son libres tanto para comenzarlas como para mantenerlas y finalizarlas.

Por ello cada persona tiene que tomar sus propias decisiones, para tener una relación con otra tiene que ser convergente el consentimiento y voluntad de ambos, mientras que para dejar la relación basta con la decisión de uno de ellos.

Lo que no se puede pretender es mantener una relación a pesar de la infidelidad y someter a un constante desprecio, tensión y conflicto a la relación por el rechazo a la infidelidad.

El miembro de la pareja infiel es libre de realizar dicha infidelidad y ambos tienen en todo momento la posibilidad de dejar la relación o de mantenerla aguantando en su caso las infidelidades o incluso realizándolas por ambos.

A continuación intentaremos dar respuesta a algunas de las principales preguntas que nos hacen reiteradamente en nuestro despacho de abogados.

¿En caso de infidelidad quién se queda con los hijos?

De igual manera que hemos explicado que en el proceso de separación o divorcio en sí mismo la infidelidad es indiferente, para la atribución de la custodia de los hijos ocurre exactamente igual.

Algunos padres y madres insisten en que no quieren que sus hijos se relacionen con el progenitor infiel y menos aún con las parejas o relaciones sentimentales del otro progenitor por culpabilizarles de la ruptura y alegar que son personas que han mentido, han engañado, han hecho daño a los niños… etc etc.

En ocasiones la infidelidad es indiferente para los niños si se sabe explicar y gestionar correctamente. Lo que no se debe de hacer es centrarse en el drama de la ruptura y hacer partícipes a los niños pues en esos casos los hijos se influencian y condicionan en favor y contra de cada uno de los padres que en ocasiones se apresuran a dar versiones totalmente contradictorias y que en definitiva perjudican y literalmente puede volver locos a sus hijos.

¿Cómo probar el adulterio en el divorcio?

Aclaramos una vez más, jurídicamente es indiferente la infidelidad y el adulterio y por tanto cualquier tipo de prueba al respecto no será tenida en cuenta.

Probar que nuestra pareja o cónyuge nos es infiel puede ser importante para nosotros por motivos personales, afectivos y emocionales pero es algo que no tiene trascendencia legal.

Antes de 2005 si es cierto que había que alegar y acreditar una causa para la separación y divorcio siendo una recurrente la de la infidelidad y relación adúltera.

Afortunadamente en la actualidad se preserva la intimidad de ambos cónyuges pues de no ser así los procesos de familia serían un verdadero despropósito.

La relación de pareja y el matrimonio se basa en la confianza. Cuando llega la infidelidad la confianza puede llegar al límite y acabar en ruptura.

¿Qué derechos se pierden por infidelidad?

Esta pregunta es reiterada y la respuesta será la que viene reflejándose sucesivamente en esta publicación.

No se pierde ningún tipo de derecho en los casos de infidelidad matrimonial. Es irrelevante que uno de los esposos piense que el otro ha sido infiel o que incluso pueda tener testigos o pruebas de ello.

Ni se tienen más derechos ni menos obligaciones por sufrir una infidelidad de nuestra pareja, ni al revés en el caso de ser la persona infiel.

Demanda y sentencia de divorcio por infidelidad:

En algunas demandas de separación y divorcio aún se siguen leyendo líneas que pretenden dar importancia al abandono e hogar, la infidelidad o el hecho de que uno de los cónyuges haya sido el culpable de la ruptura (en procesos contenciosos da la casualidad de que en las demandas que se indican cuestiones de culpabilidad siempre se atribuyen “al otro” o “la otra”).

Por ello habrá cuestiones que si incidirán en hechos controvertidos de un proceso contencioso principalmente para el cuidado de los hijos tales como hábitos, costumbres, disponibilidad, cuidados y atenciones previas de los hijos… etc etc.

Pero lo que no se hará es dar un desvalor al cónyuge infiel en absoluto de manera que por la infidelidad gane o pierda el divorcio a criterio de la sentencia del juez.

De hecho en los casos en los que en la demanda de divorcio se insiste en la infidelidad se suele ver como algo “de mal gusto” y desafortunado que no suele provocar ningún efecto positivo en la sentencia de divorcio o separación.

Divorcio por infidelidad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.