Hijos víctimas del mal divorcio de sus progenitores

Hijos víctimas del mal divorcio de sus progenitores:

Los hijos no deben de ser víctimas del mal divorcio o separación de sus progenitores.

En un divorcio se separan los padres entre sí, pero no de los hijos. Esto por desgracia no ocurre siempre. En muchos casos las discordias de los progenitores trascienden de la vida de pareja y llegan a afectar a los niños que incluso en ocasiones se utilizan como arma arrojadiza para fines e intereses revanchistas de los padres.

Muchas familias cuando se casan y tienen hijos no son conscientes de la responsabilidad que supone la creación de vínculos tan importantes.

Una pareja o un matrimonio se inicia con la intención o el deseo de que sea para siempre. A pesar de ello no tiene necesariamente que ser así.

Un hijo en cambio sí que es para siempre. Debemos de separar el ámbito de pareja y el paternofilial.

Podemos tener un enfado, cabreos o desencuentros con nuestro cónyuge, pero deben de separarse de la relación con nuestros hijos.

Divorcio con niños

Nuestros problemas de pareja no deben de llevarnos a dejar de actuar con diligencia en los cuidados de nuestros niños. Desde el punto de vista de nuestro despacho de abogados experto en materia de derecho de familia con hijos menores:

  • Los hijos no deben de presenciar discusiones inadecuadas.
  • A los hijos no hay que hacerles parte de las disputas matrimoniales.
  • Menos aún hay que hacerles tomar partido en favor o en contra cada progenitor.
  • La voluntad o deseo de un niño no puede utilizarse sólo para lo que le interesa a cada progenitor.
  • Los niños no deben de condicionarse en contra del otro progenitor o familia política.
  • Los hijos no son mensajeros y culpables de los problemas de sus padres.

No podemos crear hijos víctimas del mal divorcio de sus progenitores, debemos de protegerlos y buscar por encima de cualquier otro interés, lo más beneficioso para los menores.

Divorcio que perjudica a los niños:

Un divorcio que perjudica a los niños es un verdadero acto de egoísmo de sus padres.

Divorcios que perjudican a los niños

Los niños deben de ser niños y no criarse con el condicionamiento de unos padres mal avenidos que perjudican su crecimiento y formación de personalidad adulta.

Hay padres que se divorcian y gestionan mal su divorcio.

Pero también hay algunas familias que no se separan pero que mantienen una relación tan inadecuada que no sólo influencian negativamente a los niños sino que les dan un mal ejemplo a seguir, dos personas que soportan y aguantan una relación que no quieren realmente y que en muchos casos llega a ser tóxica.

Los niños aprenden de sus padres aquello que ven y reciben.

Si los padres mantienen una relación contenciosa y tóxica lo que estarán creando en sus niños será un poso que les influenciará condicionando su crianza y su vida futura.

El desarrollo personal de hijos que pertenecen a familias desestructuradas, da igual juntas que separadas, está en algunos casos muy condicionada con daños y secuelas que en ocasiones se exteriorizan y en otras no pero que pueden ser un verdadero trauma devastador.

Separación matrimonial con daños y secuelas irreparables para los hijos:

Una separación matrimonial (también separaciones de parejas no casadas) puede causar un daño directo y unas secuelas indirectas irreparables para los hijos.

Ser niños y no entender qué ocurre en tu familia pero ver como los hábitos familiares no son de amor, cariño y respeto puede dar lugar a verdaderos trastornos de la personalidad.

Un niño no tiene la necesidad de que sus progenitores estén juntos, está perfectamente normalizado que dos padres puedan estar separados y seguir ejerciendo su responsabilidad como padre y madre de manera beneficiosa para los menores.

Lo malo es no ser conscientes como padre de que la responsabilidad parental va más allá de dar de comer, vestir y llevar a los niños al colegio a que le eduquen.

Educar y criar a los niños con pautas adecuadas:

Los padres son los que deben de educar a sus niños con pautas adecuadas y que deben de dar un ejemplo correcto en sus propios comportamientos familiares.

No podemos pretender tener una relación contenciosa con nuestra pareja y vivir constantes conflictos en presencia de los menores y que después a los niños no les afecte.

Hay que proteger a los niños evitando que puedan sentirse parte o incluso culpables de los problemas familiares.

Los niños tienen que tener la tranquilidad y seguridad de que sus padres le quieren y que con independencia de que estén juntos o separados les van a cuidar.

Los niños deben de estar instalados en la estabilidad emocional y familiar que se siembra día a día para que puedan desarrollarse libremente sin injerencias ni limitaciones.

Una separación no puede generar daños y secuelas irreparables para los hijos, tampoco debería de crearlos en los progenitores.

Padres, madres e hijos desgraciados:

Hay que diferenciar la esfera de pareja en la que realmente no es recomendable pero tenemos derecho a hacernos a nosotros mismos unos desgraciados, pero no a nuestros hijos.

Utilizamos la palabra desgraciados, pues es una verdadera desgracia que en la sociedad actual en la que discutamos de libertad y derechos efectivos optemos por mantener una relación sentimental que nos perjudique.

Pero lo que es intolerable es que se la impongamos a nuestros hijos que no han tenido la oportunidad de elegir la familia que quieren sino que la cran los padres y por ello es tan importante que los padres:

  • Separen los conflictos familiares de los niños.
  • Den la prioridad que merece la protección de los menores.
  • Utilicen el sentido común y ejerzan una paternidad responsable y diligente.
Evitar que los niños sean víctimas del divorcio de sus padres
Hijos víctima del divorcio de sus progenitores

La vida de nuestros hijos es tan importante como para no poder dejarla a su suerte sino que depende de los padres y entorno familiar.

Responsabilidad de padres y madres en un mal divorcio o separación con hijos:

¿Cuál es la responsabilidad de los padres y madre en un mal divorcio o separación con hijos?

Los padres no son espectadores irresponsables de la vida de sus hijos que puedan delegar su crianza en profesores, jueces o abogados. En primer término los padres deben de ponerse de acuerdo tanto si están juntos como si están separados.

En defecto de acuerdo, habrá que acudir a los profesionales adecuados, pero no desde el punto de vista victimista de que los padres y madres son víctimas de su expareja, las victimas de una divorcio con hijos mal gestionada son los niños.

Los niños no pueden pagar los platos rotos de la mala gestión de la ruptura de sus progenitores.

Más información en el siguiente enlace: Divorcio con hijos.

Publicación: Hijos víctimas del mal divorcio de sus progenitores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.