Divorciarme o separarme en Navidad

Navidades padres separados o divorciados con niños

Navidades padres separados o divorciados con niños:

Son muchas las familias separadas y divorciadas que tienen hijos comunes y que cada Navidad deben de coordinar el reparto de las vacaciones de sus niños con cada progenitor.

Las Navidades son el periodo vacacional más especial y entrañable para los niños pues se trata de un momento de reunión familiar y de ilusión, especialmente para los niños.

Divorciarme o separarme en Navidad
Navidad padres divorciados

Es por ello que los padres y madres deben buscar lo mejor para los niños por encima de sus propios intereses. En ocasiones se producen grandes disputas por cuestiones que no tienen tanta importancia.

La prioridad debe ser que los niños disfruten de sus vacaciones de Navidad con sus familiares, no siendo el momento de sacar reproches y prejuicios.

Tal vez sintamos malestar por comportamientos o actitudes del otro progenitor o incluso consideramos que estaría mejor con nuestra familia que con la familia del padre o madre, pero no debemos de enfocarlo desde nuestro punto de vista subjetivo, los niños tienen derecho a relacionarse y disfrutar de las Navidades con los miembros de ambas familias.

Hemos presenciado en nuestro despacho de abogados enfrentamientos entre progenitores en los que ambos tenían la intención de reducir el periodo del hijo con los otros familiares e incluso en estas dos últimas navidades han pretendido utilizar de manera malintencionada la Covid 19 para pretender reducir el periodo de vacaciones del niño o niña con el otro progenitor.

Debemos recalcar que esto no se debe hacer, ni legalmente ni moralmente.

¿Cómo se reparten las vacaciones de Navidad?

Los periodos vacacionales de Navidad se deben repartir con sentido común y buscando el superior interés de los hijos. Es cierto que en ocasiones es muy complicado cuadrar una organización de las Navidades que satisfaga a ambos progenitores debido a las limitaciones de horario profesional, días especiales que en cada familia tiene unas costumbres diferentes (juntarse todos en Navidad o Nochevieja).

A pesar de ello, debemos de esforzarnos por encontrar la regulación que más beneficie a nuestros hijos y que le permita disfrutar de la Navidad. Estos años con la Covid 19 la situación ha sito atípica, pero como norma general, debemos de priorizar que el niño pueda disfrutar de la compañía de familiares en el sentido más amplio posible: Estar con sus abuelos, tíos, primos, hermanos paternos o maternos.. etc.

Por ejemplo, si en la familia paterna toda la familia tiene la costumbre de cenar en Nochebuena y la familia materna igualmente en Nochevieja y en esas celebraciones puede compartir la celebración con las respectivas familias políticas, lo razonable es que se organice de ser posible de esa manera para que los niños se relacionen con su familia pues por encima de nuestra afinidad con la familia política de nuestra expareja, el niño tiene derecho a formar su propio relación y valoración de cada miembro de su familia de la manera menos condicionada posible.

Otra cosa sería que alguno de los familiares pudiera constituir un peligro para nuestro hijo en casos muy excepcionales y graves, pues en dichos casos estaremos hablando de otras situaciones indeseables y en las que hay que proteger a nuestro hijo. Pero como norma general por corresponsabilidad parental los padres deben de tratar de fomentar una Navidad con amor y respeto entre las familias a pesar de estar separadas o divorciadas.

Navidad con niños de padres o madres separados o divorciados
Separación familiar y Navidad

Convenio regulador, custodia de los hijos y reparto de Navidades

En las familias separadas o divorciadas el convenio regulador o sentencia de divorcio será el documento que rija las relaciones familiares y paternofiliales. A pesar de ello, debemos de dejar claro que no por tener un regulación los padres deben de seguir estrictamente cada una de las estipulaciones, todo lo contrario, lo que deben de hacer es aplicar de manera flexible en aras del beneficio de sus hijos.

En un convenio regulador o sentencia nunca se van a ofrecer soluciones adaptadas a cada momento, sino una pauta general aplicable y que evitará problemas y controversias en los casos en los que los esposos no se ponen de acuerdo.

El convenio regulador no debe de ser un instrumento legal a utilizar para exigir nuestros derechos y pretender hacer cumplir las obligaciones de la otra parte. Ese enfoque nos puede llevar a malas prácticas en las que por falta de flexibilidad no se aplica la formula más beneficiosa para nuestro hijo.

Es responsabilidad de ambos padres y/o madres buscar lo mejor para el niño en cada momento y como norma general deberemos de mantener una actitud tendente al entendimiento y no al enfrentamiento. La corresponsabilidad supone que constantemente los padres van a tener que ponerse de acuerdo en decisiones que afectan a los niños y por ello no nos podemos limitar a reclamar «nuestros derechos» intransigentemente, pues probablemente ello supondrá una actitud igualmente tendente a la intransigencia del otro progenitor que en definitiva perjudicará a nuestros hijos.

Hay que tener sentido común y aplicar de manera estable el convenio o sentencia, pero también saber aplicar el sentido común flexibilizando la aplicación práctica. Normalmente en los convenios reguladores el régimen de visitas de los hijos en Navidad se divide en dos periodos, el primero con inicio el último día lectivo previo a las vacaciones hasta el día 20 de diciembre a las 12 horas (o la hora que corresponda) y el segundo periodo dese ese momento hasta el inicio de las clases después de Navidad.

Divorcios y separaciones con niños en Navidad
Divorcio con hijos en Navidad

Divorcio con hijos y Navidad

Tener hijos es un regalo vital que hay que valorar de manera responsable hasta el punto de buscar por encima de todo el bien para nuestro hijos. La Navidad especialmente es un momento de ilusión y descanso a medio curso escolar para los niños, de manera que debemos de conseguir que pasen unas Navidades con paz y tranquilidad y que la separación o divorcio no les afecte.

Hay que incentivar la buena relación con su madre y padre y sus respectivas nuevas parejas, amistades, familiares y entorno en general.

El niño no puede cosificarse y pretender competir con el proyecto navideño que ofrece cada uno para despreciar el del otro progenitor. Hay que animar a nuestros hijos a que se relacionen de manera valiosa y especial con el otro progenitor y su entorno y Navidad es la mejor ocasión.

Cada caso es diferente y habrá que analizar cada situación familiar de manera individualizada, pero por encima de los enfrentamientos sentimentales deben de prevalecer la corresponsabilidad de permitir a los niños una feliz navidad.

Día de Reyes:

En ocasiones ambos progenitores dan gran importancia a que los niños pasen el día de Reyes con ellos o que por lo menos, si les toca estar con el otro progenitor, tengan la oportunidad de ver a los niños el día 6 para entregarle sus regalos.

Pues bien, si existe una relación cordial entre ambos progenitores será muy positivo. En cambio, si existe una relación de tensión y ambos arremeten contra el otro progenitor en cada oportunidad estaremos fomentando un momento de conflicto que puede acabar suponiendo que el día de Reyes de los niños se empañe por la inmadurez e irresponsabilidad de sus padres que pretender satisfacer su deseo de dar el regalo (pues es su hijo y tiene derechos) por encima del superior interés del niños de no presenciar enfrentamientos entre sus progenitores, que en ocasiones supone un daño irreparable.

Día de cumpleaños de niños o padres en Navidad:

En ocasiones el cumpleaños de niños y padres o madres está comprendido entre los días de Navidad, lo que puede suponer una complicación añadida. Una vez más lo mejor es utilizar el sentido común, pero de no ser posible el entendimiento deberemos de aplicar la regulación contenida en el convenio regulador o sentencia.

La regulación debe de estar lo más adaptada a las necesidades familiares y fundamentalmente de los niños, pero es evidente que en determinadas situaciones no será fácil y en ocasiones alguno de los progenitores tendrá que asumir que la vida de un hijo no es divisible sino regulable, y ello supone que en determinados momentos alguno de los padres se vea privado de la compañía de sus hijos por corresponderle al otro progenitor.

Por ejemplo, si la familia separada o divorciada reside en Madrid, pero la madre tiene su familia en una población de Mallorca y el padre en un pueblo de Huelva y ambos pasan su periodo de Navidad con sus respectivas familias, no será razonable que se pretenda dar cumplimiento a un derecho de visitas de un par de horas si los niños para ello deben de aguantar un largo trayecto.

Comunicación con los hijos en Navidad:

Ahora gracias a las nuevas tecnologías es posible realizar comunicación sencilla y gratuita por videollamadas, llamadas, correos, mandar fotos, hacer uso responsable de las redes sociales… etc. No hay que trasladar los caprichos arbitrarios de los padres y madres a los hijos. Si el cumpleaños del niño, por ejemplo, es el 27 de diciembre y por tanto siempre está incluido en el primer periodo de las vacaciones de Navidad, lo razonable es que cada año le corresponda a un progenitor y que ello no sea un drama, pues lo más importante no es que nuestro hijo esté con nosotros en su cumpleaños, sino que pase un cumpleaños feliz. De ser posible que ambos progenitores compartan el cumpleaños será muy positivo, pero si no es posible por las circunstancias o las incompatibilidad y amala relación entre progenitores, lo mejor será que cada cumpleaños esté con un progenitor y que antes o después, cuando le corresponda con el otro progenitor, si así lo desea se realice una celebración anticipada o retrasada, algo que se ha hecho toda la vida y no ahora por estar separados debemos de sacar de quicio.

La comunicación bien utilizada puede ser muy positiva para nuestro hijos, pero mal utilizada, como todo, puede ser muy perjudicial y para ello será muy importante ejercer la corresponsabilidad de manera razonable, con sentido común y buscando el beneficio de los niños por encima del interés de los padres.

Navidades padres separados o divorciados con niños. Navidad y divorcio con hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.