Negar separación amistosa por ataques y reproches

Negar divorcio por reproches y ataques

Negar el divorcio por reproches y ataques:

Negar separación amistosa por ataques y reproches
Favorecer divorcio amistoso

Es frecuente la situación en la que uno de los cónyuges de un determinado matrimonio quiere divorciarse y así se lo pide de mutuo acuerdo al otro, pero la reacción es negar la propuesta de divorcio de mutuo acuerdo por reproches y ataques.

No es que no estén de acuerdo en divorciarse o existan diferencias entre las estipulaciones del divorcio, sino que por la mala relación entre los esposos no es posible ni tan siquiera poder sentarse a hablar sobre la ruptura.

Hemos de partir de la base de que en un matrimonio los dos tienen derecho a seguir manteniendo el matrimonio o en su defecto a querer separarse o divorciarse.

¿Qué ocurre en los casos en los que uno de los esposos se quiere divorciar y el otro no? Pues que evidentemente el así lo solicita el cónyuge que desea divorciarse el matrimoni0 se divorciará, pues si interponer la demanda por lo contencioso, el cónyuge demandando no podrá oponerse a la petición de divorcio, cuestión diferente será la regulación que sí podrá ser hecho controvertido en el pleito.

Lo razonable es que desde el momento en el que uno de los esposos se quiere divorciar, el otro intente facilitar el divorcio amistoso pues no se puede pretender mantener a una persona en un matrimonio que no quiere, o tratar de alargarlo a sabiendas de que no es su deseo.

Negar el divorcio por culpa de la mala relación y falta de comunicación y entendimiento es muy frecuente, lo que en ocasiones supone que un matrimonio acabe en un divorcio contencioso sin necesidad. Por encima de los reproches, ataques y enfrentamiento debe de tratar de primar el respeto y la consideración constante.

Separación con reproches y ataques

Una separación puede gestionarse en buenos o malos términos, a buenas o a malas, o lo que es lo mismo, de mutuo acuerdo o por lo contencioso. Ya de por si sólo es bastante complicado el hecho de que un matrimonio acaba en separación o divorcio, como para que encima el proceso sea innecesariamente traumático por reproches y ataques innecesarios y fruto de una mala gestión de la ruptura.

La separación es un momento muy delicado y en muchos casos puede ser extremadamente desagradable y delicado, pero precisamente por ello, en la medida de lo posible, hay que tratar de mantener la cordialidad, pues de ello dependerá que la separación se pueda gestionar en unos términos razonables o que sea abrupto y traumático para ambos.

Con nuestros abogados, si así lo desea, podrá contar con un apoyo jurídico para transmitir las propuestas jurídicas a la otra parte en los mejores términos y con la única intención de reducir la presión, lo que unido a una actitud adecuada por ambas partes que entiendan que en una separación no tienen necesariamente que enfrentarse pues no son enemigos, dejando a un lado los enfrentamientos y reproches, se podrá gestionar de una manera más fácil, rápida, económica y cobre todo pacífica y razonable.

Ruptura por culpa de discusiones, ataques y reproches
Separación con ataques y reproches

Negar el divorcio y separación por los reproches y ataques entre los esposos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.