Saber entender y sobre todo aplicar la regulación en la separación respecto nuestros hijos

Patria potestad y guarda y custodia de separaciones con hijos

La patria potestad y la guarda y custodia son cuestiones diferentes que es muy importante entender y distinguir para en casos de separación y divorcio con hijos establecer la regulación más adecuada.

En un procedimiento de derecho de familia se establecerá de mutuo acuerdo en un convenio regulador o en la sentencia del proceso contencioso una serie de estipulaciones que regirán la vida y relación de los progenitores y los hijos.

No se trata de una regulación preferente sino subsidiaria al entendimiento de los padres. La resolución siempre será aplicable en los casos en los que no sea posible el entendimiento extrajudicial.

Es una pena cuando se cumple directa y literalmente la regulación por no ser capaces ni de intentar entenderse mínimamente los progenitores en beneficio de los hijos de una manera flexible y adaptada a las propias necesidades de cada momento.

La resolución nunca va a adaptarse a las necesidades cambiantes del niño y las circunstancias familiares y es por ello por lo que el mejor criterio será el de los padres en primer término que deberán de regular la vida de su hijo en beneficio de este y solo en defecto de entendimiento sacar la resolución de cajón y aplicarla en aquello que no existe acuerdo.

Padres y madres diligentes y con dos dedos de frente
Guarda custodia y patria potestad

La regulación protege a los hijos en el caso de padres separados diligentes que podrán tener un marco de regulación para regir la relación y un mecanismo de resolución puntual de faltas de entendimiento; pero más aún para los padres no razonables que tendrán una herramienta de aplicación diaria para evitar los conflictos que pueden dirigir su vida familiar.

Es una pena que nos resignemos a que una resolución nos organice la vida familiar por haber sido incapaces de hacerlo nosotros, como si fuéramos dos niños en el patio de un colegio estirando de una muñeca de trapo que un adulto tiene que controlar para evitar que la rompamos inconscientemente.

Yo siempre defiendo que nunca es tarde para retomar el control y el entendimiento entre progenitores enterrando el hacha de guerra y cambiando nuestro orgullo destructivo por el orgullo constructivo, amor y valoración que merece nuestro hijo y también el otro progenitor.

Regulación de patria potestad de los hijos:

La patria potestad es la facultad y obligación de los progenitores de tomar las decisiones esenciales de la vida de sus hijos menores de edad, por ejemplo, en materia de educación o sanidad.

Normalmente suele establecerse la patria potestad compartida de ambos progenitores, aunque se puede atribuir a uno solo de ellos en casos excepcionales.

¿Qué quiere decir patria potestad??
La patria potestad y guarda y custodia de los niños conforme la Ley en España

Hay progenitores que de inicio lo quieren todo y justifican que la patria potestad debe ser exclusivamente de ellos por cuestiones que valoran como lo suficientemente importantes como para arrebatarles la patria potestad al otro progenitor.

Aclaramos que por el mero hecho de ser padre o madre toda persona debería ser titular de la patria potestad compartida con el otro progenitor.

Existe el gran debate de que padre o madre no es solo el que lo es por naturaleza sino principalmente el que lo cuida, atiende y quiere.

Cuando uno de los progenitores desatiende su responsabilidad, puede perjudicar a los hijos y sí que se puede atribuir la patria potestad exclusiva al otro progenitor, pero debe ser en casos muy claros y graves.

No justifica el quitarle la patria potestad al otro progenitor que no nos guste su nueva pareja, que le consideremos una mala influencia o que hayan existido problemas de pareja como pueden ser por ejemplo el de infidelidad o conflictos sentimentales.

Regulación de guarda y custodia de los hijos:

La guarda y custodia es la facultad que recae sobre uno o ambos progenitores para el desarrollo cotidiano de la vida de los hijos menores.

Puede ser compartida de ambos progenitores o monoparental de uno solo, ya sea el padre o la madre, siendo el otro progenitor el no custodio en ese caso.

Hacer los deberes con los hijos en casos de separación y divorcio
Guarda y custodia y educación

En España es preferente desde 2013 la guarda y custodia compartida siempre y cuando se cumplan una serie de criterios de idoneidad como son la edad del hijo, arraigo y cuidado previo de los padres, disponibilidad horaria para el cuidado del menor, condiciones mínimas de habitabilidad, proyecto familiar, etc.

Desde mi despacho siempre decimos lo mismo, lo más importante no es qué tipo de custodia se establezca, sino cómo se ejercite.  Se debe ejercer con sentido común y buscando en todo momento el superior interés de los hijos.

Muchos padres se enfrentan en pleitos insufribles haciendo partícipes de ellos en muchas ocasiones a los menores y es algo que por el mero hecho del coste emocional que supone, no suele merecer la pena.

Lo importante es que la regulación se pueda ejercer de una manera normalizada y estable para los menores.

Está demostrado que un proceso contencioso puede deteriorar tanto la relación de los progenitores que la regulación se aplica de un modo anómalo que en definitiva supone que, aun considerando alguno de los progenitores que ha ganado el juicio, se aplica tan antinaturalmente la regulación que acaba pasando factura a los progenitores y muy especialmente a los hijos.

Saber entender y sobre todo aplicar la regulación en la separación respecto nuestros hijos
¿Qué es la partía potestad y la guarda y custodia?

Hay algunas aberraciones que son recurrentes en los despachos de abogados y Juzgados y que no son propias de un padre o madre que ha tenido la decisión de tener un hijo y que su prioridad es beneficiarle en todo cuanto pueda.

Son, entre otras muchas, las siguientes: “No pienso hablar más con mi ex”; “cuando esté conmigo el niño no voy a permitir que hable con su padre/madre”; “voy a bloquear en el WhatsApp a mi ex”; “lo que tenga que decirme que se lo diga a mi abogado. 

Desde el momento en el que tenemos un hijo y lo compartimos con otra persona no podemos permitirnos el lujo de decidir si caprichosamente nos apetece, o no, hablar con nuestro ex, tenemos que dejar a un lado nuestro resentimiento superándolo en todo aquello que sea necesario para la estabilidad del hijo.

Por ejemplo, de cara a una contingencia, una lesión o un imprevisto.

Sentido común:

Las separaciones más difíciles, las separaciones con niños
Sentido común

En una separación con hijos debemos de usar el sentido común, pues el hecho de que nosotros rechacemos el contacto con nuestro ex suele generar una reacción similar en él o ella.

Si no se sabe gestionar y parar a tiempo acaba desencadenando verdaderos enfrentamientos sin sentido fruto del orgullo y falta de responsabilidad de los padres.

Los abogados podemos participar en mediaciones necesarias e importantes, pero no deberíamos estar para decisiones cotidianas como si los hijos llevan la ropa correcta, decidir lo que comen, si van de excursión a la granja escuela o si se apuntan a un equipo u otro de futbol.

Los padres, en primer término, deben tomar las riendas y superar su orgullo para tratar directamente todo lo necesario para sus hijos, pues serán quienes mejor lo hagan directamente sin intermediación.

Primero mediación y entendimiento:

Lo primero es intentar entenderse al igual que en cualquier otra cuestión de la vida, pero al tratarse de los hijos comunes, con más razón.

El convenio regulador y sentencia se aplica en defecto de acuerdo por lo que la primera y mejor opción siempre será adaptar la vida familiar a las posibilidades y circunstancias de los miembros de la familia, pero sobre todo a las necesidades de los niños.

Cuando no hay acuerdo profesionales: abogado, mediador.. etc.

Solo para los casos en los que no sea posible el entendimiento y la cuestión sea lo suficientemente razonable, se debe pedir ayuda a profesionales, pero no por ello perdiendo la necesaria predisposición y tendencia al acuerdo.

Lo que no se debe es pretender que nuestros abogados tomen las decisiones de padre y madre, la expresión de “le voy a preguntar a mi abogado” cuando estamos hablando del bienestar de nuestros hijos debería ser una opción excepcional.

En cualquier separación o divorcio los cónyuges deben de ponerse de acuerdo igual que hacían cuando estaban juntos, pero adaptándolo a su nueva situación de separación y contando con el mecanismo de gestión familiar que es el convenio regulador fruto del proceso amistoso o la sentencia que haya resultado del proceso contencioso.

Será recomendable acudir a abogados y mediadores que nos ayuden a entendernos, pero siempre debemos de partir de la base de que nosotros somos los primeros que debemos de poner de nuestra parte y no mostrar una actitud de mero espectador.

Hijos de separados
Niños con padres separados

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.