¿Qué pasa si uno quiere el divorcio y el otro no?

En los casos en los que uno de los cónyuges quiere divorciarse, pero el otro no, el divorcio no podrá gestionarse de mutuo acuerdo. Será el cónyuge que sí quiere el divorcio el que si lo estima conveniente, tendrá que iniciar el proceso de divorcio por lo contencioso.

Qué pasa si uno no quiere separarse

Cuando un de los esposos quiere separarse, pero el otro no, se produce una complicada situación.

  • Por una lado uno quiere el divorcio pero no puede hacerlo amistoso por no acceder a ello el otro.
  • Por otro lado el que no quiere divorciarse conseguirá que el divorcio no se pueda gestionar de mutuo acuerdo, pero no podrá oponerse a la petición de divorcio contencioso, si el otro cónyuge iniciara dicho proceso.

¿Qué pasa si uno de los esposos no quiere ni acepta la propuesta de separación o divorcio del otro?

Pues que no facilitará la tramitación de la separación amistosa, pero no podrá impedir que se declare la disolución del vínculo matrimonial por causa de divorcio si así lo solicita el cónyuge que quiere separarse. Eso sí, el proceso contencioso supondrá mayores costes de dinero, de tiempo y de enfrentamiento con trámites más complejos que finalizarán con un acto de juicio totalmente innecesario.

tener pareja estando casados
¿Qué pasa si uno quiere el divorcio y el otro no?

¿Qué pasa si me niego a firmar el divorcio?

Si estoy en proceso de divorcio puedo tener otra pareja

A pesar de estar casados es perfectamente legal tener otras parejas sentimentales con independencia de que esté en proceso de separación o divorcio, o no.

Sucede en muchos casos que un matrimonio se produce la ruptura, pero no se tramita el proceso de separación o divorcio de inmediato, de manera que en la vida real cada cónyuge pasa a realizar vidas diferentes, pero legalmente siguen casados.

Lo normal es que se adecúe las relaciones sentimentales a nuestro estado civil, de manera que no es natural ni normal el mantener en el tiempo un matrimonio que ya no existe en la realidad hasta el punto de que cada cónyuge ya está haciendo su vida.

Se puede tener un matrimonio y una relación de pareja estable a la vez. Se pueden incluso mantener varias relaciones afectivas simultáneamente, ahora bien, el hecho de que legalmente no suponga ningún tipo de incumplimiento o sanción, no quiere decir que sea lo recomendable.

Si dejan de tener un matrimonio, lo razonable es que tramiten el correspondiente proceso de separación o divorcio.

 

Abogado especialista en Derecho de Familia. Titular del bufete Abogados Cebrián & Asociados. Premio Nacional de Ley en Derecho de Familia 2020. Colegiado del ICAM 85.585.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *