Mediación antes de juicio de divorcio contnecioso

Servicio de mediación familiar obligatorio previo a demanda de divorcio contenciosa

Servicio de mediación familiar obligatorio desde 2022 previo a interponer demanda de divorcio contencioso:

Mediación antes de juicio de divorcio contnecioso
Medios adecuados de solución de conflcitos
Se ha aprobado el Anteproyecto de Ley de Medidas de Eficiencia Procesal del Servicio Público de Justicia que incluye los Medios Adecuados de Solución de Controversias (MASC), estando a expensas de su aprobación definitiva. Según está previsto, va a constituir como  requisito previo para la interposición de ciertas demandas entre las que se incluyen las de divorcio contencioso,  adjuntar un documento que acredite haber realizado un intento de conciliación extrajudicial.

Hasta ahora, cuando una persona quería interponer una demanda de separación o divorcio contencioso únicamente tenía que recopilar la documentación necesaria y presentar una demanda con abogado y procurador en ejercicio, sin obligación de haber intentado mediar con el otro cónyuge. La mediación era una buena práctica recomendable que incluso se ofrece de manera limitada en los Juzgados, pero no era una obligación real. Ahora está previsto que pase a ser preceptiva.

Esta reforma legal va a suponer varias consecuencias muy positivas como la reducción de los procesos contenciosos, se impedirán demandas en las que la parte demandante no se ha tenido ni la más mínima intención de mediar y hasta cuando el acuerdo no sea total sino parcial, será muy positivo haber podido reducir los hechos controvertido y en su caso delimitarlos.

También pueden existir opiniones que cuestionen esta reforma legal por considerar que es un servicio que deben de costear las partes (aunque existan también servicios públicos, aunque limitados), en los casos en los que existe manifiesta imposibilidad de llegar a un entendimiento en la práctica supondrá una perdida de tiempo que en ocasiones puede ser muy valioso, e incluso, como los certificados necesarios para la demanda de divorcio acudan a los tres meses y la demanda se debe de presentar en el plazo de tres meses desde que finaliza la mediación, puede existir situaciones en las que caducan los certificados y se deben volver a pedir o que los certificados tardan en llegar y hay que empezar una nueva mediación.

 Actitud mediadora familiar:

A partir de 2022, una vez se apruebe previsiblemente la reforma legal, constituirá una obligación la de ir a un mediador para poder interponer una demanda de separación o divorcio, pero no debe de enfocarse como un requisito que nos permita interponer una demanda, sino que se valore como una oportunidad real de evitar el juicio desde una actitud mediadora familiar.

La mediación obligatoria no debe de ser un paripé, sino un intento real de mediación y de análisis de las circunstancias familiares, búsqueda de opciones y soluciones y mediación entre cada una de ellas para lograr un acuerdo justo y razonable que beneficie tanto a los cónyuges como principalmente a los hijos comunes.

La mediación será exitosa y resolverá la controversia en función de la actitud mediadora de los esposos. De poco sirve una mediación profesional entre dos personas que potencian la discordia, pues tendrán un problema legal innecesariamente conflictivo por no haber sabido potenciar sus habilidades de entendimiento, que además serán beneficiosas para ambos y para los niños y supondrán un buen ejemplo a seguir para ellos, pues dos padres enfrentados no será una buena lección de vida para estos.

Se va a aliviar la carga de trabajo de los Juzgados y se va a obligar a las partes a que asuman el coste de una mediación previa. Pero lo que habría que hacer es una reforma de mayor calado para fomentar medidas de educación preventiva de conflictos para mantener relaciones verdaderamente conscientes, saludables y libres.

Este cambio legislativo intenta poner paz en controversias, pero lo que debemos intentar hacer es minimizar en todo lo posible dichas controversias. Una gran parte de la ciudadanía desconoce sus derechos y obligaciones y en ocasiones comenten graves errores por su ignorancia jurídica que desemboca en enfrentamientos y litigios.

Está bien obligar a las partes a intentar un acuerdo, aunque sea a su coste, pero lo que debemos de hacer es evolucionar hacia la abogacía preventiva normalizando que ir al abogado sea frecuente y no reservarlo al momento en el que exista un conflicto, debiendo por ello apostar por la accesibilidad de la abogacía.

Debemos de evolucionar hacia un sistema que potencie ir al abogado sin necesidad de tener un problema, precisamente para saber gestionar nuestros derechos y obligaciones y tomar las mejores decisiones con trascendencia jurídica. No podemos seguir permitiendo la dependencia que existe de los abogados cuando existe un problema, debemos normalizar el abogado como un profesional de consulta cotidiana para que las personas sean más independientes en el ejercicio de sus derechos y así tomen las decisiones correctas que en muchos casos, supondrán una prevención de controversias.

La abogacía preventiva es el siguiente paso al que comenzará en 2022 con la mediación obligatoria.

Abogados para mediación de familia separación y divorcio
¿Qué es la mediación familiar?

¿Qué es la mediación familiar?

La mediación familiar es un proceso de intermediación de una persona que cuenta con ciertos requisitos, entre los que destaca una calificación profesional e imparcialidad, para tratar de analizar controversias familiares para acercar posturas y tratar de llegar a puntos de entendimiento.

¿Cuánto cobra un mediador familiar?

Los precios de la mediación familiar dependen del profesional que los ofrezca. A dicho efecto cabe destacar que no hay que escatimar tiempo, dinero ni esfuerzo en un mediador familiar, pues si se consigue el acuerdo se habrá podido ahorrar mucho tiempo, dinero y enfrentamientos.

Existen servicios de mediación familiar públicos que por tanto son gratuitos, aunque es cierto que a día de hoy tienen muchas limitaciones.

¿Qué documentos se necesitan para la mediación familiar?

La mediación es estrictamente voluntaria, de manera que el hecho de que se imponga la mediación obligatoria previa al proceso de divorcio contencioso puede crear un debate en el que en esta publicación no vamos a entrar.

Convendrá aportar toda la documentación que pueda ayudar al mediador a entender y comprobar aquello que se está tratando, al igual que resolver posibles premisas y puntos de partida diferentes de los esposos.

Por ejemplo, si una parte de la mediación consiste en determinar la pensión de alimentos de los hijos a dicho efecto será muy positivo poder estudiar las nóminas y demás ingresos de los progenitores pues en ocasiones un gran problema es que cada una de las partes tiene una percepción diferente de una misma realidad. Por ejemplo una de las partes puede considerar que el sueldo de su cónyuge es de 1.000 euros, pero después realmente es 2.000 euros o viceversa.

Por ello, toda la documentación útil y procedente será conveniente aportar:

Certificado literal de matrimonio, de nacimiento de los hijos, empadronamiento, escritura de propiedad, capitulaciones matrimoniales, nóminas, préstamos… etc.

¿Qué hace un mediador familiar?

En resumen, lo que hace o debe hacer un mediador familiar es tratar de ayudar a las partes conforme sus necesidades. Cada problema y cada familia es diferente, por lo que en cada momento deberá de optar por unas pautas concretas.

¿Qué hace un medidor?

Escuchar, centrar el relato de los esposo, proponer cuestiones razonables y objetivas y tratar de superar problemas comunicativos, prejuicios y malentendidos que en muchos casos son los que frustran el entendimiento.

En algunos casos, ir al mediador supone que las partes se posiciones en actitudes mediadoras y por tanto menos hostiles, lo que ya de por si sólo supondrá un gran beneficio para la familia, pues en un divorcio dos personas se separan, pero no se deben ni enfrentar ni atacar. Las personas se separan, pero no se rompen. La familia continua pues son los mismos miembros aunque con una determinada organización y posterior evolución.

Le recomendamos que confíe en profesionales de la mediación, pues son el futuro de las relaciones interpersonales y en España contamos con grandes mediadores y no escatime en medios, pues será el dinero mejor invertido, pues redundará en beneficio de su familia.

Por intentar la mediación no pierde nada, pero puede ganar mucho y alcanzar un convenio regulador de divorcio amistoso protegerá el presente y futuro de su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.