Abogados y procuradores divorcio salud mental

Abogados preventivos, divorcios, psicólogos y salud mental

Abogados de familia preventivos y divorcios. Psicólogos para cuidar la salud mental:

La detección y tratamiento de los problemas y patologías de salud mental es muy importante pues cada vez son más las personas que los padecen y de no actuar a tiempo la persona que los sufre y sus seres queridos pueden exponerse a grandes perjuicios e incluso ser uno de los motivos que precipite la separación o el divorcio.

Abogados y procuradores divorcio salud mental
Psicólogos y abogados con asistencia preventiva

La salud mental es necesaria para poder mantener relaciones familiares saludables. El problema es que aún existe una reticencia general a recibir tratamiento psicológico y psiquiátrico. Una persona que tiene problemas de salud mental puede llegar a desarrollar conductas ansioso depresivas muy graves que suponen someter al matrimonio y relación familiar a una presión muy difícil de gestionar.

Por ello en esta publicación queremos poner de relieve la importancia del psicólogo y psiquiatra, así como el abogado preventivo, para el correcto desarrollo familiar con equilibrio y conciencia para evitar divorcios, especialmente los conflictivos.

Psicólogos y trastornos de salud mental:

Un problema de salud mental mal no diagnosticado o tratado adecuadamente puede llevar una situación límite incluso llegando al enfrentamiento y violencia psicológica e incluso física respecto de los demás e incluso la persona misma que los padece llegando en los casos más graves al suicidio.

La impotencia y la desesperación crece en los casos en los que el entorno de la persona que padece la enfermedad de salud mental no trata la cuestión con empatía y existe desentendimiento en las relaciones interpersonales.

Hay que evitar someter a las personas a tensión sin necesidad pues se pueda causar un daño irreparable.

Algunas personas caen en un depresión por el divorcio y también existen divorcios por mantener un matrimonio deprimido en cualquiera de sus elementos esenciales.

Es por ello que hay que normalizar los problemas de salud mental y las consultas de psicólogos y psiquiatras. No hay que pensar que quien va al psicólogo o psiquiatra «esta loco». No, todo lo contrario, es una persona que quiere mejorar su estabilidad y salud mental, pues todas las personas tenemos pequeños o grandes desajustes que pueden equilibrarse en aras a mejorar nuestra calidad de vida y nuestra forma de compartirla con nuestros seres queridos.

Es muy recomendable ir al psicólogo después de un divorcio, pues puede constituir una situación traumática. Pero es incluso aún más recomendable acudir al psicólogo o psiquiatra antes de la separación o el divorcio, pues de esa manera en ocasiones se podrá evitar la ruptura, o al menos, reducir la tensión en la misma y por tanto lograr una separación o divorcio menos traumática.

Debemos de ver al psicólogo o psiquiatra como un profesional más al que debemos de acudir con total normalidad para mejorar nuestro estado psicológico y mental.

Psicología prevención problemas salud mental
Psicología preventiva

Abogados para prevenir separaciones, divorcios y enfrentamientos:

Lo mismo ocurre con los abogados. Hasta ahora parece que el abogado es un profesional lejano al ciudadano de a pie, al que no se planea ir a no ser que tenga un problema grave. Esta situación debe de cambiar de manera que el abogado pase poco a poco a entenderse como un profesional que nos puede ayudar a entender nuestros derechos y obligaciones y a prevenir enfrentamientos y lograr acuerdos. En el caso de que sea necesario, se puede ir a resolver controversias a un Juzgado, pero siempre será mejor el entendimiento extrajudicial.

Parece que en la sociedad aún estamos demasiado acostumbrados a que cuando una persona tiene un problema con otra y llega un punto de inflexión recurrir a una frase similar a:

«Te va a llamar mi abogado«.

Esta frase debería de tener una connotación positiva como vía que abre la mediación con un profesional que conoce la esfera legal y podrá aportar soluciones prácticas desde sus conocimientos y experiencia.

Pues bien, todos sabemos que no es así. Con este tipo de frases en verdad a día de hoy la intención y connotación viene a ser más bien. «Te va a llamar mi abogado y te vas a enterar«.

Como si se tratar de un elemento imponente o coaccionante. Nunca debe de ser así, el abogado debe de ser el que proponga soluciones y alternativas desde el diálogo conciliador.

Si las personas antes de tomar decisiones hubieran acudido a su abogado de confianza a resolver dudas y cuando existe alguna controversia ambas partes contarán con un abogado conciliador, no existirían juicios ni enfrentamientos judiciales.

Abogados con asesoramiento preventivo en derecho de familia:

No siempre será posible evitar un juicio, pero si se apostara por el ASESORAMIENTO PREVENTIVO en vez del asesoramiento una vez que ya existe un problema y queda poco margen de actuación conciliador diferente al pleito, todo sería mucho más sencillo.

Son muchos los clientes que cuando llegan a nuestro despacho de abogados preguntan sobre sus derechos y obligaciones, lo que parece algo normal, pero lo que no debería de ocurrir es que tengan dudas esenciales de la gran parte de las decisiones que han tomado en su matrimonio pues ello ha supuesto constituir una serie de derechos, obligaciones y responsabilidades que no han sido conscientes ni por tanto realmente libres de gestionar, y en el peor momento posible, el de la ruptura, acuden a preguntar sobre las consecuencias legales de aquello que llevan realizando durante años con cierta ignorancia jurídica. Esto pone en peligro a la familia en si misma pues muchos problemas y rupturas se derivan de unas malas decisiones fruto de la falta de asesoramiento y conocimientos jurídicos.

No es normal que el abogado se conciba como un profesional que defienda nuestros derechos y obligaciones después de constituirlos y no se ponga mayor interés en que en el momento en el que se crean, modifican y extinguen derechos las personas tengan una mayor autonomía y diligencia, pues si así fuera, se evitarían numerosos errores, conflictos y errores que provocan conflictos en si mismos.

Por ello, queremos dejar constancia de la importancia que tiene la salud mental y el derecho de familia pues en muchos casos están relacionados. Por ello, lo recomendable es acudir antes, durante y después del matrimonio y en su caso el divorcio tanto a un abogado como psicólogo de confianza, pues eso nos ayudará en gran medida a tomar decisiones y actitudes acertadas que en general evitaran grandes complicaciones.

  • Asesoramiento habitual con abogados para la prevención y solución extrajudicial de controversias. No ir al abogado cuando tenemos un problema, acudir antes para prevenirlo y tomar decisiones conscientes.
  • Terapia psicológica habitual, diagnóstico y tratamientos de problemas de salud mental con la evidente intención de mejorar nuestro equilibrio psicológico.
  • Normalización de los profesionales de psicólogo y abogado en el día a día cotidiano de la ciudadanía.

Son cada vez mas necesarios desde nuestro punto de vista abogados y psicólogos accesibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.