Cómo salir de una relación toxica

Para salir de una relación tóxica es recomendable:

  • No entrar en conductas de reproches.
  • Aceptar la separación y por tanto no cuestionar sus motivos.
  • Ser claros y concisos.
  • No mezclar lo que es necesario para la ruptura, con aquello ha motivado la separación.

Para salir de una relación tóxica, en primer lugar hay que tener claro lo que se quiere. Demos de partir que cada decisión disyuntiva hace que tengamos algo y en paralelo dejar de tener otra cosa.

Toda relación, incluso las tóxicas, tendrán algo que nos guste. Las relaciones buenas no son 100% buenas ni las malas 100% malas. Todo fluctúa, como las circunstancias y los sentimientos.

Salir de pareja tóxica
Cómo salir de una relación que es tóxica

Lo que debe de hacer si lo que quiere es divorciarse de su pareja, o divorciarse de su esposo o esposa, el primer paso es ser sinceros con muestra pareja y el segundo paso ser sinceros con nosotros mismos.

Puede ser que le cueste expresar y entender lo que siente y lo que quiere, pero es necesario aclarar las ideas antes de tomar cualquier tipo de decisión.

Si una relación es tóxica, usted sería el que debería de querer terminarla. Normalmente se siente desde el punto de vista individual, pero también afecta a la pareja y conjunto de la familia.

¿Qué hay que hacer? En primer lugar aclarar nuestras ideas para saber lo que se quiere y lo que no se quiere. Lo mejor es hablar de manera directa y sin rodeos. Toda relación tóxica es interpretable, pues lo que para una persona es un comportamiento tóxico, puede que para otra no lo sea.

La percepción es algo que depende de qué siente cada persona, e incluso es algo que se puede ir modulando en diferentes pasos de toda relación. Desde Divorcionetas, pensamos que debemos de activar y prestar atención a nuestra capacidad de repeler comportamientos tóxicos.

Abogado especialista en Derecho de Familia. Titular del bufete Abogados Cebrián & Asociados. Premio Nacional de Ley en Derecho de Familia 2020. Colegiado del ICAM 85.585.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *