A qué edad de los hijos es mejor separarse

La edad de los hijos para la separación de los padres no es relevante. El momento de la separación debe de efectuarse en el momento en el que las disputas familiares puedan afectar a los hijos, ese es el momento, con independencia de la edad de los niños.

A los hijos no les afectara mucho más una separación de sus progenitores en función de su edad, sino principalmente en función de la tensión y conflictividad de la separación. Muchas son las personas que desaconsejan la separación con niños pequeños «para que no sufran al ser tan pequeños» o que recomiendan hacerlo cuanto antes «para que no se enteren tanto».. En fin, pueden ser consejos bienintencionados e incluso tener razón en su fundamento.

A pesar de ello, nuestro despacho de abogados que gestiona cientos de divorcios tiene la opinión de que los hijos lo que deben de hacer es criarse en un entorno familiar seguro y saludable. Desde el momento en el que deja de ser saludable, por el motivo que sea, se debe de optar por una separación amistosa, amable y cordial, pues es parte del aprendizaje de los niños.

No son pocos los progenitores que sobreprotegen a los niños, pero que después de ofrecen un mal ejemplo de tensión, conflictividad o de aguantar un matrimonio o pareja indeseado. Mucho tienen miedo a separarse a los 40 con hijos pequeños, otros ponen de excusa a los menores y no se separan «por mis hijos», cargando en sus hombros una triste irresponsabilidad.

Lo peor que puede haber, desde nuestra modesta opinión, es que existan discordias entre los progenitores y niños sin convenio regulador aplicable que ponga paz en la discordia de los padres.

Separarse sanamente con hijos en el momento adecuado
A qué edad de los hijos es mejor separarse

En un divorcio sin hijos los cónyuges podrán tomar las decisiones que consideren convenientes pues no son responsables de sus niños, pues no los tienen. Pero desde el momento en el que dos personas deciden tener un hijo, es su responsabilidad adaptar su vida a aquello que en cada momento sea mejor para los menores.

Los hijos no se separan, los que separan son los padres.  A los hijos, tanto en los casos en los que los padres están juntos como cuando se separan, deben de ofrecer un ambiente de protección que beneficie a los menores. A los hijos no hay que hacerles partícipes, responsables o justificación para una decisión de separarse o no separarse.

No es lo más importante la edad del niño para el divorcio de los padres, pues los menores se adaptan perfectamente a cambios gestionados saludablemente. La clave desde Divorcionetas es que los padres se separen en el momento adecuado, cuanto la tensión y discordia puede perturbar el equilibrio y estabilidad familiar y perjudicial a los niños.

Abogado especialista en Derecho de Familia. Titular del bufete Abogados Cebrián & Asociados. Premio Nacional de Ley en Derecho de Familia 2020. Colegiado del ICAM 85.585.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *