No aguanto más en mi matrimonio voy al divorcio por culpa de la adicción al alcohol

Divorcio por problemas con el alcohol

Divorcio por problemas con el alcohol:

Todas las adiciones provocan grave daño en las personas que lo padecen y también en su entorno y seres queridos.

El alcohol tiene el gran problema es que está normalizado socialmente.

En muchos ámbitos es costumbre y está bien visto tomar una copa de vino, una cerveza o cualquier otra bebida alcohólica.

Lo que puede ser un consumo moderado puede degradar en una adicción que no sólo perjudique la salud de la persona que lo padece, sino que además deteriore su entorno personal y familiar.

Son muchas las personas que han perdido su trabajo y medio de vida, propiedades, relación con amigos y entornos y hasta la familia.

El divorcio por problemas con el alcohol es algo de lo que no se habla mucho, pero que el abuso del alcohol pueda suponer un problema tan grave como para perder tu pareja y la familia que en su momento se quiso tener, no es ninguna broma.

Beber y conducir por desgracia está demasiado normalizado en una parte de la sociedad, pero de esto no trataremos en este caso.

Hay matrimonios con problemas que acaban desatándose cuando se acumulan otros. Esto ocurre cuando por ejemplo existen problemas de pareja y para evadirse de los mismos existe un problema de abuso de alcohol y demás drogas y sustancias estupefacientes.

Problemas por la bebida que hacen perder los papeles y pedir la separación matrimonial
Divorcio por culpa del alcohol

Divorcio por culpa del alcoholismo de mi pareja:

El divorcio por culpa del alcoholismo de mi pareja por desgracia es más frecuente de lo que cabría pensar.

En ocasiones el motivo final y determinante, lo que se suele llamar “la última gota que ha colmado el vaso” no deja de ser el motivo aparente, pero en muchos casos detrás del desgaste inciden las adiciones y la más frecuente es la del alcoholismo.

El divorcio por culpa del alcoholismo de el marido o la mujer no debe de entenderse como una situación puntual, en muchos casos es una enfermedad que debemos de tratar para poder superarla.

El primer escoyo que existe al respecto suele ser la reticencia de las personas alcohólicas a reconocer su problema y hacer el oportuno tratamiento para superarlo.

Divorcio con hijos y madre o padre alcohólico:

Una situación muy delicada se produce en los casos de divorcio con hijos cuando la madre o el padre son alcohólicos.

En este caso ya no es el problema de disolución del matrimonio y ruptura de pareja, el mayor problema es que cuando el matrimonio estaba junto se podía controlar más el comportamiento del otro progenitor al estar juntos, pero el gran cambio es que lo normal es que se establezca un derecho de visitas para el progenitor a pesar de su adicción o problema de alcoholismo.

Por ello es un tema tan delicado pues la prioridad del derecho de familia debe de ser proteger a los niños y por tanto evitar cualquier desprotección o daño fruto de estar al cuidado y responsabilidad del progenitor que padece el alcoholismo.

¿Qué podemos hacer para proteger a nuestros hijos?

Podemos hacer muchas cosas para proteger a nuestros hijos pero es una situación muy complicada.

Debemos de estudiar caso por caso, tanto la gravedad de la adicción, frecuencia, ingesta y afección de la persona que tiene un problema con la bebida.

Situaciones precedentes a tener en cuenta que nos pueden hacer entender cómo será su evolución de comportamiento futuro.

Igualmente es muy importante estudiar la edad de los hijos, su grado de madurez y su grado de vulnerabilidad infantil.

De hecho también hay que estudiar si existen posibles problemas añadidos como otras adicciones, violencia o intimidación y cualesquiera posible riesgos añadidos para los menores.

Decisiones a tomar con un progenitor alcohólico:

¿Qué decisiones se pueden tomar con un progenitor alcohólico?

En estos casos la prioridad es tratar de proteger a los hijos comunes tanto en la vida real como en el plano legal pidiendo las medidas de salvaguardas correspondientes y tratando en todo momento de poder tener pruebas de cada situación que pueda constituir un peligro para nuestros hijos.

Existen decisiones en el plano legal y en la vida real:

Decisiones en el plano legal:

El el plano legal en primer lugar debemos de estar muy atentos a cualquier signo de peligro, recabando pruebas, si fuera preciso y posible incluso un detective que pueda acreditar el abuso de alcohol y otras sustancias.

Hay que utilizar el sentido común, ni todo es grave ni todo es permisible. En cuanto tengamos indicios o señales de que existe riesgo para los niños acudir al oportuno proceso judicial.

Decisiones en la vida real:

En la vida real si tenemos unos hijos comunes que por ejemplo se van a montar en el coche con el otro progenitor, si se considera que está influenciado por las bebidas alcohólicas, incluso impedir que se lleve a los niños y llamar a la policía para que en la medida de los posible (no es nada fácil) la Policía o Guardia Civil se preste a realizar un testo alcohólico o de drogas.

Las drogas se pueden detectar pasado el tiempo, pero el alcohol es de rápida eliminación y por tanto cualquier proceso judicial que trate de constatar el consumo de alcohol es muy complicado. Ayudará las personas que conozcan y presencien este problema para que se pueda ayudar a tomar las decisiones que protejan a los niños.

No aguanto más en mi matrimonio voy al divorcio por culpa de la adicción al alcohol
Divorcio por problemas con el alcohol

2 comentarios en “Divorcio por problemas con el alcohol”

  1. Mi mujer me acusa de alcoholismo dice que tengo problemas con la bebida y queso va suponer que gane ella el divorcio. Eso es verdad?

  2. Buenas tardes:

    Hay que estudiar siempre cada caso concreto, pero depende mucho de cómo le diga que tiene problemas con la bebida, las circunstancias, el tono, si se realiza en privado o público.. etc. Cada situación puede ser muy diferente.

    Centrándonos en el plano legal, el alcoholismo o problemas con el alcohol no puede ser utilizado en su contra para pedir el divorcio, pues no es necesario alegar casa y por tanto será indiferente el motivo por el que se tome la decisión de separarse o divorciarse.

    El hecho de que pudiera tener problemas con la bebida si que podría ser objeto del pleito de divorcio si se considerara que afecta al cuidado de los hijos en relación a las medidas paternofiliales para proteger a los menores y establecer el sistema de custodia más beneficioso y garantista para los mismos. En casos de problemas graves con el alcohol si que podrían limitar los periodos de cuidado de los menores, pero en otras cuestión no puede afectarle en el sentido de beneficiar o perjudicar su proceso de divorcio.

    Siempre es mejor llegar a un acuerdo, puede contactar con nosotros cuando quiera, las consultas son gratuitas y podemos hacer las gestiones que sean necesarias para tratar de llegar a un entendimiento en la propuesta de separación o divorcio para que sea lo más justa y adecuada posible.

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.